El Legado más importante del mundo

La agudeza del olfato y el oído junto con sus habilidades para correr, trepar árboles, nadar y moverse agazapado tras una presa, convierten al jaguar en un excelente cazador. Sus ojos reflejan la luz y se adaptan tanto a la tierra como al agua para poder cazar. Son territoriales y defienden su área con fuerza.

Los niños de esta tropa son incansables y logran reponer sus fuerzas fácilmente. Desarrollan agilidad en sus actividades y defienden lo que es suyo sin temor.

Inscríbete